Mediación Familiar

¿Queréis separaros o divorciaros de la forma menos traumática posible para todos los implicados? ¿Queréis separaros resolviendo vosotros mismos los desacuerdos, y decidir vosotros mismos cómo vais a regular vuestra vida futura, teniendo en cuenta los intereses de ambos y de vuestros hijos? ¿Queréis romper vuestra relación de pareja sentimental, pero mantener la responsabilidad como padres y seguir con el cuidado de los hijos que tenéis en común? ¿Queréis evitar que vuestra separación genere un distanciamiento entre los hijos y uno de los progenitores?

Si habéis contestado sí a alguna de estas preguntas, la mediación os ayudará a conseguir estos objetivos, evitando largos y costosos procesos judiciales.

¿QUÉ ES LA MEDIACIÓN FAMILIAR?

La mediación familiar es una técnica alternativa para gestionar y resolver los conflictos en los procesos de separaciones, divorcios o rupturas. Tiene como objetivo que vosotros mismos alcancéis acuerdos aceptables para ambos con la intervención de un mediador. A diferencia de las acciones judiciales que solamente agudizan las controversias entre la pareja, la mediación se basa en la cooperación mutua que abre una puerta para poder seguir relacionándose en el futuro. Esto cobra aún más importancia cuando tenéis hijos menores, pues como progenitores vais a tener que seguir manteniéndoos en contacto para dar respuesta a temas relacionados con su sostenimiento y educación.

Durante el proceso de mediación tenéis la oportunidad de separaros de una forma positiva. Aprendéis habilidades para poder intercambiar vuestros puntos de vista de modo pacífico y conseguir por vosotros mismos acuerdos satisfactorios. La clave está en tener un espacio neutral y privado donde podéis comunicaros de manera respetuosa y constructiva: hablar y escucharos, comprenderos mutuamente, entender y manifestar cómo cada uno se siente y acordar la organización de la vida futura de modo que satisfaga las necesidades de todos.

Los acuerdos alcanzados durante el proceso de mediación quedarán plasmados en el Convenio Regulador que posteriormente será homologado por el Juez, siempre y cuando respetan el interés superior de los menores.

VENTAJAS DE LA MEDIACIÓN

Está demostrado que cuando la pareja misma pacta acuerdos legales, económicos y parentales, esto favorece el cumplimiento de los mismos a lo largo del tiempo. Por esta razón en este método extrajudicial de resolución de conflictos, se pretende sustituir el pronunciamiento judicial por el acuerdo consensuado de las partes en conflicto. Así pues, las decisiones relacionadas con temas como la fijación de la pensión alimenticia, la atribución de la guarda y custodia, el régimen de visitas y demás, ya no son impuestas por un juez que decide qué es lo mejor para cada uno de los desacuerdos, sino que tan sólo acepta el acuerdo consensuado y presentado en el Convenio Regulador. De esta manera se recupera la capacidad de decidir sobre vuestros asuntos, lo que a su vez reduce el conflicto.

Las principales ventajas que presenta la mediación familiar son: soluciones más satisfactorias para ambas partes, evitar enfrentamientos entre la pareja y su incidencia en los hijos menores, disminución del coste emocional y económico de la ruptura, obtención de una solución rápida, propiciar acuerdos que sirvan para mantener una relación viable entre las partes, y facilitar el cumplimiento voluntario de dichos acuerdos.

En caso de estar interesado en la mediación familiar, ofrecemos una sesión informativa gratuita en la que podéis conocer más sobre esta forma alternativa de resolver conflictos.

¿Quieres más información sobre la Mediación Familiar?